Naranjo Misterios de ayer y hoy II: cosas ácidas, yo soy feliz, ¿tú no eres feliz?

Frutos del bosque que en un año muy seco, una gominola con un azúcar capaz de derretir acero, una botella de Pulco reducida a fuego lento... Cosas ácidas. Nos gustan porque son a la vez agradable y desagradables. Es como besar a a alguien que tenga la mitad de la cara desecha, tipo Harvey Dos Caras, por un lado está bien porque un beso siempre está bien, pero por el otro es posible que sea mejor que cierres el ojo que dé a la parte mala de la cara. Solo puede. Las cosas ácidas son iguales. Si le preguntas a alguien por su sabor preferido, dirá que el salado o el dulce, nunca dirá el ácido, pero ahí siguen las cosas ácidas, a solas pero necesarias para nuestros cubatas y nuestros chupitos de tequila.

¡Ah! Pero una vez más, las cosas no son lo que parecen, y la relegada posición de este sabor puede ser debida a una decisión colectiva e inconsciente en busca de desterrar de nuestros paladares al sabor ácido y su control mental. Sí, su control mental. Al parecer, las cosas ácidas tienen el poder de controlar la mente de aquellos sujetos que las comen. Pero, curiosamente, solo usan su control mental para hacer que el comensal sea, o parezca, feliz, dibujando una falsa sonrisa en su rostro de zombi cítrico/mental. ¿No lo crees? Recuerda la última vez que comiste un limón. Intenta negar que no notabas como una especie de poleas invisibles tiraban hacia atrás de tus carrillos dibujando, lo que científicamente se conoce, como la sonrisa del limón.

Zombis cítrico/mentales. Sujetos 1 y 2.


Como se aprecia en las imágenes, una persona que come por ejemplo un limón, pierde el control de los músculos faciales y se le dibuja irremediablemente una sonrisa en su rostro. ¿Qué motivo tienen los alimentos ácidos para dibujar sonrisas en las caras de la gente? Puede que sean los alimentos más majos de la historia y solo quieran la felicidad para el mundo. O puede que quieran la ruina mundial. Pensad en esto: un mundo en el que todas las personas sonríen y son aparentemente felices. Más felices que tú porque comen más limones. Horrible. La existencia se convertiría en una carrera para ser el más feliz comiendo centenares de limones que, a la larga y con sus ácidos, nos desharían por dentro.

Y llegados a este punto es cuando llego a pensar que la Cúpula a sido elegida por Jesús para hacer cosas grandes y descubrir conspiraciones. Y es que existe una relación estrecha entre el nivel de acidez de un cítrico y su posición y apariencia en la frutería. Seguro que algunos sabéis por donde van los tiros, y es que, los cítricos mas ácidos y, a priori, los que más falsa felicidad proporcionan, son los cítricos que se envuelven en papel en la frutería. ¿Acaso se está cebando a personajes ilustres con estos cítricos para que parezcan felices? Tiene sentido: el famoso de turno, mentalmente controlado, come los cítricos marcados en la frutería y luego vende una exclusiva al Pronto en la que sale sonriente y feliz junto a sus cachorros de Retriever recién nacidos. La gente lo envidia y compra cachorros de Retriever a millones, pero esto no les da la felicidad. El populacho se siente decepcionado en su infructuosa búsqueda de la felicidad y lanza los cachorros antaño adorados por la ventana. Y así durante años. Cuando se necesita vender algo, un zombi cítrico/mental hace una exclusiva con ese producto y ese producto se convierte automáticamente en el más vendido del mes.

Puede parecer malo, pero lo peor está por llegar. El golpe maestro de los cítricos. Dentro de poco, puede que en un par de años, puede que en diez, se venderá una exclusiva en la que, un famoso (posiblemente Rody Aragón) contará que su felicidad viene dada por su alto consumo de cítricos y animará a que la gente se alimente exclusivamente de limones, naranjas, limas... y es entonces cuando se dará la orgía cítrica de que he hablado antes, con millones de zombis cítricos/mentales comiendo limones y sonriendo hasta la muerte. Horrible pero cierto.

1 Comentarios llenos de IRA:

JoePerkins dijo...

Eso explica la lluvia de Retrievers del otro día. Sea lo que sea un Retriever.

Publicar un comentario

Deja que la IRA escriba por ti...