Naranjo-Misterios de ayer y hoy

Cuando era pequeñín y acompañaba a hacer la compra con mi madre, me distraía con cosas que me alejaban de esa horrible realidad. Me fijaba en viejas que robaban cosas, en otros niños a los que no hablaba porque pensaba que eran zombis controladores de mentes... y así pasaba esas tardes de tienda en tienda. Las cosas se ponían realmente duras si se juntaban varias féminas para ir de compras y yo las acompañaba asfixiándome en el coche con el hedor de los perfumes de los años 80.

Pero hay una cosa que recuerdo de las tardes de compras que me creaba una gran curiosidad, curiosidad que no ha sido satisfecha todavía. Y es que cuando llegábamos a una frutería, había una cosa que se salía de lo normal. Era (y es) algo que escapa a la atención de la mayoría de los mortales: en la zona de las naranjas, entre montículos y montículos de naranjas, siempre, y cuando digo siempre es siempre, (fijaros en las fruterías si no me creéis, descreídos) hay un par de naranjas o tres que son diferentes. Lo que hace especiales a estas naranjas no es que sean de forma rectangular, o que huelan a pene. Lo que hace especiales a estas naranjas es que están empapeladas, es decir, forradas con papel. Solo ellas. De entre todas, ellas. Os pongo una foto como aterrador testigo de este caso:

¿Qué se esconde tras el papel? ¿Una naranja? Poco probable ¿Un mutoide? Puede.

¿Por qué? Esa es la pregunta. Algunos dirán que veo conspiraciones en todas partes, pero esta foto es la prueba de que no estoy loco. Una naranja, entra las cientos que había, tenía el forro papel. La foto fue tomada el día 7 de mayo del presente año, de modo que, sea lo que sea, sigue sucediendo hoy en día, 20 años después de que me fijara en ello por primera vez.

Puede que algunos penséis que estoy loco y censuréis mi libre-pensamiento. Puede que los que penséis eso hayáis elegido alguna vez la naranja con forro... o ella os haya elegido a vosotros...

Por ahora me conformo con denunciar este extraño caso naranjil y poner nerviosos a los que mueven los hilos ahí arriba. Puede que a estas horas mi nombre se encuentre en alguna oscura lista de personas peligrosas para el continuo espacio/tiempo y estén debatiendo si me eliminan o solamente me anastomizan. Pero llegaré hasta el final. Prometo no parar hasta que descubra el oscuro secreto que se esconde detrás de las Naranjas con Forro. Aunque muera en el intento.

Próximamente el desenlace de las Naranjas con Forro, solo en la Cúpula de la IRA.

1 Comentarios llenos de IRA:

La Tostada Insurgente dijo...

Tio, eso hay que denunciarlo, como mínimo en la embajada, eso es muy sospechoso.
Aunque tengo otra teoría, creo que es como la oveja negra del rebaño, en este caso naranja, con papel, o sea, una inadaptada, o sea, una raranja negra.
Un saludo.

Publicar un comentario

Deja que la IRA escriba por ti...