Suchard y su receta mágica

Os quiero presentar a unos amigos que se pasan la vida a tu lado, en los momentos difíciles y en los momentos placenteros y agradables. Te apoyan cuando lloras en la cama -a mi no, porque no lloro- y disfrutan contigo cuando haces cosas cochinas -conmigo no, porque estoy hecho de madera y no tengo pene-. Me refiero a tus amigos los ácaros.

Pues bien, estos fantabulosos compañeros de fatigas, dejan regalos en almohadas y colchones con el fin de hacernos la vida más llevadera. Lo malo es que la mayoría de nosotros no sabemos de la existencia de estos regalos, y cuando digo regalos, me refiero a HECES. Haz esto: coge la mugrienta almohada que tienes en la cama y pésala. En torno al 25 % del peso total de esa almohada corresponde a los cagarros y a los cadáveres de los ácaros. De modo que, cuando apoyas tu cabecita en la almohada en busca de un merecido descanso diario, lo que estás haciendo es restregarte contra miles y miles y miles de cagadas de ácaro.

Aquí es donde entran en escena los genios de Suchard. Sabedores del milenario secreto de los ácaros, y tras años de estar aprovechándose de él, han decidido hacer pública su receta, que vuelve locos a niños y mayores, por medio de un anuncio muy especial.



¡Necesitamos heces, muchas más heces!

Y así, con las heces que se acumulan en las almohadas -que, por otro lado, y en un increíble 2 por 1, nos descubren que son doradas- realizan el clásicos turrón de chocolate. ¿Dejarás que te roben las preciadas heces? ¿O pasarás a realizar tu propio turrón?

1 Comentarios llenos de IRA:

JoePerkins dijo...

Mucho tenemos que aprender de los ácaros. Apoyo completamente la idea de fusionar las cloacas y los cementerios, al morir quiero que me incineren y lancen mis cenizas por el retrete.

Respecto al anuncio de Suchard, creo que el creativo estaba haciendo un escatológico chiste sobre sueños húmedos y le entendieron mal. Que el polvo sea dorado es un obvio guiño a la lluvia dorada. Deliciosa lluvia dorada.

Publicar un comentario

Deja que la IRA escriba por ti...