Sabores Medicinales

Frenadol, Algidol, Espiodifen, aspirina... todos tienen sabores que pueden gustar más o menos. Normalmente son sabores a frutas ácidas, por aquello de tamizar el horrible sabor de las medicinas a las que enmascaran.


Nuevo sabor: Barça.

Pero, ¡ah! ¿Cómo sabemos que saben a lo que dicen que saben si cuando las tomamos tenemos la nariz taponada y no llegamos a saborear del todo bien? Solo percibimos un sabor ácido y poco más. Alguna reminiscencia a naranja, pero seguramente sea que estamos condicionados por la atractiva caja del medicamento y sus promesas de curaciones cítricas.

Por lo tanto, podríamos decir, que no sabemos a ciencia cierta a qué saben las medicinas que nos venden que saben a cosas, porque una cosas es notar un sabor ácido y otra que ese sea el sabor predominante del producto. Echadle limón a un mapache y coméroslo estando enfermos. Puede que os sepa un poco a limón, pero el sabor predominante y que se os escapa es el del mapache.

Después de crearos la curiosidad, os animo a que vayáis ahora mismo a una farmacia, compréis todos los medicamentos con sabores a cosas y os los toméis en una fantástica cata digna del mejor de los sumilleres. Si con la nariz tapada ya saben mal, con los sentidos a pleno rendimiento va a ser una experiencia inolvidable.

Sí, ahora hablo sobre los sabores de las medicinas... ¿crisis creativa? ¿Quién ha dicho eso?

4 Comentarios llenos de IRA:

whosayNI dijo...

Deja de copiarme el diseño o te mato.

Anónimo dijo...

Uoooo!! Ahora con borde moraaaadooo!! :O

PakitoKrema dijo...

¡Borde morado! Que se noten los 4000 euros que me he gastado en un curso de programación y diseño. Ah no, que esa es la vida de WhosayNI...

whosayNI dijo...

¡2 millones de euros!

Publicar un comentario

Deja que la IRA escriba por ti...