Si te duele es que estás creciendo

¿A quién no le han dicho esto de pequeño? Basada en una rara ciencia de poleas internas, esta afirmación te callaba la boca de manera sistemática. A mi, que soy bastante alto, me dolían a menudo las rodillas (chistes de niños gays no, gracias) y mi madre, pobre, después de aguantar mis quejas durante horas, me solía decir que era porque estaba creciendo. -Osea, que si me duele es que crezco...- aparte de desear que te doliera el pene, te dejaba de molestar el dolor porque eso significaba más altura. Y más altura significaba otear mejor el horizonte. Cosa importante para sobrevivir en la estepa.

Si están deformes es que están creciendo ¡Bien!

Este tipo frases/dichos populares/teorías de la conspiración/leyendas urbanas eran muy comunes en mi infancia y, supongo, en la infancia de todos.
Otra clásica era cuando te picaba un mosquito. te empezabas a quejar y te decían que, apretando con la uña, te hicieras una cruz en la picadura. Se suponía que con esta marca te dejaba de picar, pero lo cierto es que entonces tenías dos problemas: el picor y el dolor de la marca. Gracias por el consejo pero no. Gracias.

Hay un detalle que se repite en todas estas frases soluciona problemas, y es que te las soltaban tus mayores cuando estaban hasta la polla de aguantarte. Todas tienen en común el ser soluciones para picores, dolores, escoceduras... y lo cierto es que lograban callarte, aunque por dentro te dejaban pensativo.... Osea, que cuando me hacía un rasguño sangrante, me echaban agua oxigenada y aquello empezaba a echar espuma que daba miedo, significaba que se estaba curando; sin embargo, una vez que se iba la espuma, la herida seguía allí y te seguía escociendo. Mal rollito. Además la moraleja de eso es que siempre que te saliera espuma de la piel es que se estaba curando, así que mejor que a alguien que se tome al pie de la letra esa lección no le caiga ácido sulfúrico encima.

Las postillas ya eran un tema aparte. En mi caso, las postillas, cuanto más grandes mejor. Grandes y sobre todo gordas. Así las notabas más cuando se separaban de la piel. ¿Y de dónde venía esta obsesión por quitar las postillas? Supongo que, el echo de que no dejaran de repetirte que si te quitabas las postillas te quedaría una marca horrible tenía algo que ver. Obviando el tema de que a mi no me queda ninguna marca de haberme quitado postillas, no era una buena idea decirme que no me las quitara.

Como conclusión, nos queda la idea general de que, cuando nos duele, escuece, pica... etc es porque nos está pasando algo bueno. Si te duele porque se te ha caído el brazo, don´t worry, es bueno, otra extremidad mutoide surgirá del muñón y esa nueva extremidad tendrá mejoras respecto a la anterior, como por ejemplo, entradas de USB, wifi o tostadora de pan.

4 Comentarios llenos de IRA:

Susana dijo...

Se... "crecederas me decía mi madre". Todavía recuerdo haberle dicho que me dolía sólo una rodilla, si iba a crecerme una pierna más que otra. Se rieron de mí. A mí no me hacía ni puta gracia.

Susana dijo...

Perdón, la frase inicial es;
"crecederas", decía mi madre

Harley Fuagrás dijo...

Las cruces en las picaduras de mosquito sirven para ahuyentar a los vampiros y que la cosa no vaya a más. Iggggnorante.

Lucius dijo...

Yo soy muy bajito pero de pequeño me dolia mucho el nabo,no digo mas...

Publicar un comentario

Deja que la IRA escriba por ti...