El necesario miedo de las palomas


Qué poco pensamos normalmente en lo necesario de que las palomas nos teman. No caemos en la cuenta de que, sin ese miedo, seríamos dominados por las palomas en unas 24 horas. Es decir, si de pronto las palomas perdieran el miedo que sienten por nuestras patadas y nuestros cachorros humanos, perderíamos la hegemonía del planeta tierra en un batir de mugrientas alas.

Me da miedo pensar que las palomas se están acostumbrando a nosotros y que cada vez campan más a sus anchas por nuestro territorio. En un mundo en el que el miedo de las palomas no existiera, las palomas serían las reinas y es que, primero, son muchas, segundo, son idiotas y tercero, son como ratas del cielo, y las ratas comen cualquier cosa y aguantan mucho.

Si te pierden el miedo, estás muerto.


La razón de estos apocalíptopensamientos es que el otro día, paseando por la calle, observé a lo lejos que una paloma se estaba dando un festín con algún trozo de basura de la calle. Regodeándome en mi -aparente- superioridad tanto física como mental, me acerqué a ella esperando el inevitable revoloteo asustadizo; pero nunca llegó. La paloma siguió en su sitio, inmutable ante mi presencia y devorando su maloliente bocado. Incluso me pareció ver que me miraba y sonreía. Muy aterrador.

¡Chan!

¡Chan!

¡Chan!

¡¡¡CHAAAAAAAN!!!¡Tan tan tan taaaaan!

De modo que no dejéis que las palomas os pierdan el miedo. Es necesario para garantizar la supremacía de nuestra especie. La próxima vez que veas una paloma pisotéala, dispárale, escúpela, pégale una patada o mirale mal, pero déjale claro que tú eres el jefe. Y si puedes hacerlo delante de sus hijos mejor, que vayan aprendiendo las reglas del juego.

2 Comentarios llenos de IRA:

Harley Fuagrás dijo...

Tu manejo del photoshop me desconcierta y me intriga.

Pakitokrema dijo...

Sí lo sé, es raro. No sé por qué lo he hecho así... debería arreglarlo, pero soy tan tremendamente vago...

Publicar un comentario

Deja que la IRA escriba por ti...